En general pensamos que sólo hay que acudir al dentista cuando sentimos dolor, pero ésta es una idea totalmente errónea, ya que el síntoma de dolor no es más que una alarma de que algo no va bien y que se podría haber evitado si se hubiera hecho una revisión.