Pocas cosas son más agradables que darte permiso de disfrutar algo dulce y apetitoso como una buena rebanada de pastel. Por un momento, nos olvidamos de los problemas, y en cada mordida sonreímos. Son estas pequeñas y sencillas cosas las que pueden llenar de magia tu día.